Son varias las fases de este proceso y deben ser cumplidas según los estrictos estándares planteados para que el producto que llegue al consumidor sea de calidad.

El proceso de llenado del vino o embotellado, es una tarea determinante en el desarrollo final del vino.  Es el momento previo a que el producto sea abierto y consumido, de manera que cualquier error puede comprometer la calidad final del producto. 

Según la revista digital del vino Vinetur, para el proceso de llenado del vino se utiliza una maquinaria automática que realiza el proceso en sus diferentes fases. Lavado, llenado, cierre y etiquetado forman parte de este proceso y por lo general se realizan en bloque cerrado para evitar que pueda entrar algún agente externo. 

La higiene es el punto clave. Así, luego de que las botellas han sido lavadas se procede a la fase de llenado. En esta fase se introduce el líquido en la botella hasta un nivel aconsejable y “se deja un espacio hueco por las dilataciones que pueda sufrir ese vino). Esta operación suele acompañarse por la adicción, desde la misma llenadora, de una atmósfera de gas nitrógeno o gas carbónico para impedir la leve oxidación del vino que se da al contacto con el aire en el trayecto que media desde la llenadora a la botella”, indica el portal catadelvino.com.

La fase del cierre o taponado de la botella es la incorporación del tapón de corcho que suele ser lo más habitual.  La hermeticidad del tapón queda asegurada por la acción y efecto de aplastar. Finalmente viene el encapsulado que es una aleación de estaño y aluminio que asegura la inviolabilidad de la botella.

Finalmente, viene la fase del etiquetado que es la imposición de la etiqueta y contraetiqueta. La etiqueta es la tarjeta de presentación del vino al consumidor. Esta fase requiere de un enorme cuidado porque la etiqueta en la botella del vino es muy diferente a la de otros alimentos. 

El mejor aliado

OMEGA Packing, empresa líder en asesoría de equipos de envasado, etiquetado y empaque a nivel mundial, es experto en el llenado de licores y tiene todo el “know how” del llenado del vino.

Gracias a la alta tecnología de las máquinas que ofrece OMEGA Packing el producto puede cumplir todas las fases del llenado del vino, cuidando cada detalle con excelencia.

Estos procesos de llenado del vino requieren que los parámetros estén correctos y sean chequeados constantemente. Hay que tener buenos equipos y OMEGA Packing es un proveedor de excelentes equipos. 

Asimismo es vital el contar con un personal capacitado para que todas las etapas del proceso se cumplan. 

En este sentido, OMEGA Packing provee la formación y la puesta en marcha, junto con los fabricantes, de los equipos, entrenando al personal con lo que necesita saber.